NUESTRA HISTORIA

Aron Glatstein, junto a su cuñado Juan Majlis, inicia un pequeño taller de marcos para cuadros en la calle Catamarca en
Barrio General Paz de la ciudad de Córdoba.

La fábrica de marcos crece y decide alquilar una vieja casona de mayores dimensiones con la firme idea de ampliar la producción. La misma se encontraba en calle David Luque, también en Barrio General Paz. Por la misma época, el proveedor de vidrios curvos de la fábrica de marcos propone enseñar a los propietarios de la joven empresa el tradicional proceso de curvado. Una vez adquirida la tecnología, la fábrica de marcos inicia la producción de vidrios curvos para marcos octogonales en las nuevas instalaciones. Deciden llamarla FAVICUR, nombre que la organización conservará hasta la actualidad.

El crecimiento de FAVICUR resulta inminente, asunto por el cual necesita trasladarse nuevamente, esta vez a una vieja casona sobre la calle Estados Unidos, en el barrio San Vicente de la ciudad de Córdoba. En este nuevo establecimiento se instala tecnología más moderna, lo que permite la producción de vidrio templado y el significativo incremento en la producción del vidrio curvo.

El fenómeno de vidrio curvo a mediana escala produce en el mercado una repentina demanda de vidrios aptos para el uso en automóviles. Así, la empresa comienza a perfilar su futuro de producción y desarrollo.

La empresa compra un terreno sobre la calle Ambrosio Funes en Barrio San Vicente de la ciudad de Córdoba, donde se construye un galpón de 1000 metros cuadrados. El nuevo galpón se dedica exclusivamente a la transformación del vidrio.

Finalmente, el 31 de Octubre se lleva a cabo la primera asamblea de socios de FAVICUR ICSA, quedando conformada como Sociedad Anónima. Dice su manifiesto: “La nueva empresa se dedicará a la fabricación y comercialización de cristales de seguridad”.

FAVICUR compra un predio de 5 hectáreas en el barrio cordobés Los Bulevares, donde construye inicialmente 4.000 metros cuadrados de superficie cubierta donde traslada todas sus operaciones.

Con este nuevo espacio administrativo y fabril, se instalan nuevas y mejores tecnologías, en la misma sintonía, se avanza en el acondicionamiento y mejora del LAY OUT de planta, logrando un incremento importante en la productividad y la calidad de todo lo producido.

La empresa inicia la construcción de una nueva planta industrial de 2.000 metros cuadrados de superficie cubierta, en el mismo predio de barrio Los Bulevares, contigua a la planta de templado.

En la nueva nave se instala maquinaria actualizada para la producción de vidrios laminados. En breve tiempo, FAVICUR ICSA comienza con la elaboración de vidrios laminados para automóviles, ómnibus, máquinas agrícolas, construcción y otras aplicaciones.

Se aumenta la capacidad de planta con la incorporación de nueva tecnología para corte, lavadoras, perforadoras y pulidoras importadas.

En la búsqueda de herramientas que permitan gestionar aún más adecuadamente la producción y la calidad de sus productos y servicios, FAVICUR implementa y certifica el Sistema de Gestión de la Calidad establecido por las NORMAS ISO 9002:1994.

Con el mismo espíritu de evolución y crecimiento, se inaugura el Centro de Distribución Buenos Aires en Capital Federal, lo que permite atender con mayor agilidad los clientes de Buenos Aires, zona del litoral y patagónica.

La creación y el desarrollo permanente de nuevos productos impulsan la construcción de un nuevo galpón de 1.600 metros cuadrados, destinado al almacenamiento de herramientas para la producción.

 

FAVICUR aumenta aún más la capacidad de planta con la incorporación de renovadas máquinas de corte, hornos de curvado y autoclave.

En el marco de un crecimiento sostenido e ininterrumpido, alineado a una política de gestión eficiente bajo estrictos controles de calidad, la empresa amplía y mejora su Centro de Distribución Buenos Aires.

FAVICUR cumple 50 años desde aquella primera reunión de socios, el día en que sus fundadores la vieron constituida.

 

FAVICUR avanza sobre el camino de la mejora que supieron marcar sus fundadores y que hoy llevan adelante sus actuales propietarios como un fuerte legado familiar y corporativo, sumando productos, servicios y personal altamente capacitado, orientando recursos y potencial al desarrollo de nuevas visiones y propósitos.
Así, en un nuevo marco de expansión para los productos y servicios de FAVICUR, con las mismas garantías y bajo las mismas normas de calidad, VIX – Vidrios de Arquitectura, se consolida hoy como una nueva unidad de negocios, división especializada en el desarrollo y comercialización de vidrios para el sector de la construcción.